TURISMO EN RED

domingo, 26 de junio de 2011

EL MUSEO PATIÑO, ORURO, BOLIVIA

LA RESIDENCIA DEL BARÓN DEL ESTAÑO

Por: Carola Pozo Cortez
 
Residencia de Patiño, Oruro, Bolivia
La calle Soria Galvarro entre Ayacucho y Cochabamba, exhibe la primera mansión construida por Simón I. Patiño, Hoy convertida en museo.

Aquí fué la residencia del Barón del Estaño Don Simón I. Patiño. Ël junto a Dña Albina Rodriguez, sus hijos: René, Antenor, Graciela, Elena y Luzmila, habitaron este hermoso palacio hasta 1912, año en que emigraron a Hamburgo, Alemania.
 
Esta casona fue construida entre los años 1900 y 1903. Es un inmueble del estilo manierista del neoclásico francés, de dos plantas.  Los ambientes en la parte interior, han sido conservados tal como estaban en su época.
 
Ofrece a sus visitantes fino mobiliario europeo, objetos de alto valor histórico, magníficos plafones y retratos realizados por el artista Abelino Nogales, pintor exclusivo de la familia. 

La editora en la escalinata central de la residencia
El trabajo de diseño y decoración de los ambientes de la casa Patiño fue delegado a profesionales del Viejo Continente y fue enriquecido durante los 16 años que la familia habitó este espacio, antes de fijar su residencia final en Europa.
 
Especial dedicación pusieron los artistas en el comedor, donde elaborados frescos adornan la bóveda. Allí se observan doncellas custodiadas por molduras en alto relieve con figuras de querubines.
 
Hecha en bronce y cristal de roca, la lámpara principal cuenta con un mecanismo que permite acercarla a la mesa principal y cambiar la intensidad de la luz.
 
Destaca también un mueble hecho en madera caoba y marquetería fina, de lámina de nácar y marfil, que guarda una vajilla de porcelana china y bomboneros de plata y metal blanco alemanes.
 
A unos pasos del comedor se abre el salón de música, donde, entre otros, se expone un piano de 1800 con teclas de marfil y un invaluable violoncello Stradivarius.
 
Y la diversión en las fiestas de Patiño estaba garantizada gracias a un orquestón electro-mecánico alemán. En su interior se halla un tambor, un platillo, un triángulo, un bombo y un piano que dan vida a las alegres melodías del can can a través de fuelles de varios tamaños.
 
Por su parte, el salón dorado hace gala a su nombre en los marcos de pinturas, espejos y mobiliario, que están bañados en pan de oro. Además, las tapas de las mesas de la sala fueron elaboradas en mármol de Carrara importado desde Italia, y las puertas que dan a los balcones cuentan con vidrios esmerilados en Valparaíso (Chile).
 
Debido a la prohibicion de sacar fotografías y filmar en el interior de la residencia, nos dimos a la tarea minuciosa para conseguir material que reflleje la opulencia interna de la misma. Encontramos una sola página que contiene imágenes internas de la vivienda.
 
Fuente: Museo Simón I. Patiño
 
 
Ellas hablan por si solas.  Disfrútalo.
 
Imágenes del vínculo: www.tiwy.com

2 comentarios:

Estefania Comerci dijo...

¿Es posible ver hoy en dia este museo?
Me gustaria muchisimo viajar y conocer personalmente todo lo que muestran las fotos.
Le agradezco nos acerque esta informacion. Soy guia de turismo y me interesa conocer la historia latinoamericana.
Le agradecere si me puede brindar informacion adicional.
Estefania Comerci

Carola Pozo Cortez dijo...

Estefenía:
Gracias por visitar mi Blog. Estuve en Bolivia este año en el mes de febrero y visite personalmente el Museo Patiño, esta abierto al público todo el año. Lamentablemente no es posible sacar fotografías ni filmar, solo lo permiten en la escalinata principal. Pude sacar fotos en la parte que correspondía a los cobertizos donde el Sr. Patiño guardaba sus caballos árabes y los carruajes. Estas fotos no las publiqué porque salieron muy oscuras ya que tampoco permiten sacar fotos con flash. De cualquier manera, si sos tan amable y me envias la dirección de tu correo electrónico puedo enviarte, si es de tu interés, toda la información de cómo llegar allá, donde hospedarte y los costos del viaje.
Cordiales saludos
Carola