TURISMO EN RED

domingo, 17 de julio de 2011

EL CERRO RICO DE POTOSI, BOLIVIA

Por: Carola Pozo Cortez

El cerro Rico de Potosí, Bolivia
 El Cerro Rico de Potosí, la montaña situada en el occidente de Bolivia que fue el soporte de la colonia española en América, todavía contiene tanta plata como la que se ha explotado de forma frenética y sin parar durante 464 años.
 
Después de casi cinco siglos aún se puede hablar de una riqueza por extraer. Escritores y pintores de la época colonial, ya describían al Cerro como un regalo de Dios para los hombres.
 
Las primeras explotaciones de plata comenzaron en el siglo XV, por indios aymaras locales, aunque el esplendor se inició en 1545, cuando el indio quechua Diego Huallpa, un siervo del inca Huayna Capac, descubrió accidentalmente vetas de plata.
 
Cuando los españoles se enteraron, llegaron en masa al lugar, fundando al costado la ciudad de Potosí. La existencia del fabuloso yacimiento argentífero provocó que surgiera la leyenda de que era posible construir "un puente de plata desde Potosí hasta España".
 
Ingenieros que estudian cómo equilibrar la explotación preservando la forma cónica de la montaña, establecieron que el Cerro posee casi 1.220 millones de toneladas de minerales, principalmente de plata, riqueza calculada en la superficie y en el interior de la magnífica mina.
 
Según una investigación del local Museo de Historia 'Diego Huallpa', se estima que "del Cerro Rico de Potosí se extrajeron más de 985 millones de onzas troy finas de plata" desde que comenzaron las actividades, en 1545 hasta principios del siglo XX.
 
A pesar de siglos de una actividad continua y de una inmensa riqueza extraída, la posibilidad de que la explotación minera se frene aún es lejana, por la cantidad de mineral que aún existe.
 
El secretario de Minería de la Gobernación del departamento de Potosí, Arnulfo Gutiérrez, explicó que en cinco siglos de actividad, se explotaron "ocho subniveles del Cerro Rico de Potosí", pero "se calcula que hay una riqueza por 10 subniveles más". Cada nivel tiene unos 30 metros de altura, dice el experto, para quien "el Cerro es inmenso y la riqueza incalculable".
 
Historia
 
La explotación del Cerro comenzó en 1545, durante la colonia española. Desde entonces no se detuvo nunca.
La cima del famoso Cerro tiene una altitud de 4.702 metros sobre el nivel del mar, setecientos por encima de la capital potosina que en su momento trascendió en la historia universal como un sinónimo de abundancia de plata sin medida.
 
Los cronistas coloniales señalaron en su momento que la cúspide del cerro estaba sobre los 5.183 metros sobre el mar cuando se comenzó la explotación de plata, es decir, desde entonces el Cerro Rico puede haber perdido 481 metros de altura, si se toman en cuenta esas referencias históricas.
 
Si se hace la prueba de golpear dos rocas de esa zona, efectivamente el sonido es metálico.
 
La cúspide es el lugar más rico del gigantesco yacimiento pero la explotación en ese sector está prohibida para evitar que el Cerro quede descabezado y pierda la forma cónica que aún puede divisarse a la distancia, desde la capital potosina. emblema de riqueza que es la montaña y que hizo posible el sostén de la colonia española en América y cuya plata alimentó el comercio mundial durante la revolución industrial, al punto de tener una importancia similar al del dólar estadounidense.
 
Paradójicamente, la plata que salió de Potosí al mundo no cambió sustancialmente la vida de la mayoría de los habitantes de esta región donde es visible la pobreza, pero donde el turismo también puede ayudar a aliviarla si la montaña se mantiene como un atractivo mundial. 

Pinturas originales se exhiben en Europa
Réplica "Descripción del Cerro Rico y la ciudad Imperial de  Potosí
 
"Descripción del Cerro Rico y la Ciudad Imperial de Potosí" y "La Santísima Trinidad" son los dos cuadros coloniales que el Museo Charcas prestó al Museo Nacional Centro de Arte Santa Sofía de Madrid (España), para que se muestren en una exposición en esa ciudad, y luego en Berlín (Alemania).
 
La primera obra fue pintada en 1758 por Gaspar Miguel del Berrío; la segunda es de autor anónimo.


La directora del Museo Charcas, dependiente de la Universidad San Francisco Xavier, Orieta Durandal, informó que el Museo Nacional Centro de Arte Santa Sofía efectuó las gestiones para el préstamo de dos obras de la época colonial. El trámite se derivó al Consejo Universitario que autorizó el pedido porque con la muestra se beneficiaba a ese museo, a la ciudad y al patrimonio nacional. Posteriormente, se emitió la Resolución Rectoral 28/2009.
 
En forma paralela el Ministerio de Culturas elaboró la Resolución Ministerial 478/2010 del 14 de abril de 2010, autorizando el préstamo de 22 obras de diversos museos de Bolivia, especialmente de La Paz, Sucre y Potosí.
 
La exposición
 
La muestra empezó en Madrid el 11 de mayo y continuará hasta el 6 de septiembre. En tanto que del 7 de octubre al 3 de enero de 2011 se expondrá en Berlín, Alemania. La muestra cobija en 1.200 metros cuadrados el conjunto de la exposición "Principio Potosí".
 
Durandal expresó que la muestra que se efectúa en Europa se realizará en el 2011 en el Museo de Arte de La Paz, el Museo Charcas de Sucre y la Casa de la Moneda de Potosí. "En forma paralela a la muestra de arte colonial 20 artistas expusieron sus obras de pintura contemporánea. Por Bolivia participaron María Galindo y Elvira Espejo.
 
Documental
 
Por otra parte, Durandal informó que en febrero de este año arribó Horon Farocki que propuso efectuar un documental sobre el cuadro "Descripción del Cerro Rico y la ciudad Imperial de Potosí". El objetivo es que sea proyectado en forma conjunta a la exposición del cuadro, pero en dos idiomas: inglés y castellano. La Directora del museo Charcas anunció que ese documental se quedará en ese museo.
 
Fuentes: Museo "La Casa de la Independencia de Sucre"
                Museo "La Casa de la Moneda de Potosí"


La mina Pailaviri
 
Actualmente, se puede visitar la mayor mina de su interior, la mina Pailaviri, hoy propiedad del Estado.
Está dividida en 17 niveles a los cuales se puede acceder mediante un elevador, que de tres en tres metros, nos lleva hasta 240 m de profundidad, nivel accesible al público.
 
La temperatura en el interior de la mina puede variar unos 45º C entre el exterior y los niveles más bajos.
Hacia arriba del nivel de ingreso, a unos 70 m de altura, nos encontramos con el "Tío", representación del demonio o deidad horrenda poseedora de las minas, a quien se hacen ofrendas para sacar el metal de sus entrañas.
 
Pailaviri trabaja continuamente desde 1545 y es la mina más antigua cercana a la ciudad.
 
Escríbenos, tus comentarios son importantes